AMG GT-R Coupé, el monstruo que todos quieren encender


Mercedes-Benz celebró el AMG Experience, un evento donde brinda la oportunidad de probar el desempeño de la línea AMG. Y hubo un monstruo que todos deseaban encender: el AMG GT-R Coupé.

AMG es la división deportiva de la firma alemana, la cual se encarga de optimizar y mejorar el desempeño de los vehículos de Mercedes-Benz.

En AMG Experience tuvimos la oportunidad de manejar modelos como el C63 Coupé Edition 1, el A45 AMG, SLC 43 Red Art Edition y hasta SUVs como la GLC Coupé AMG.

AMG GT-R Coupé
AMG GT-R Coupé, una bestia sobre ruedas. Foto: Agencia Reforma

El desempeño de estos modelos se puso a prueba en el Autódromo de Amozoc, en México, un circuito que por su configuración resulta muy atractivo para conocer a fondo el desempeño de este tipo de vehículos.

Pero sin duda, el que se llevó el día fue el AMG GT-R Coupé, un biplaza con un monstruoso desempeño, que por su configuración y prestaciones es el sueño de cualquiera.

TE PUEDE INTERESAR: Intentan asaltar a una mujer en su auto en medio del tráfico (VIDEO)

Tan solo observarlo en la pista resulta atractivo, esto gracias a su diseño fastback con un enorme cofre, así como el frontal agresivo donde destaca la parrilla y la enorme estrella de tres picos.

Ya en el habitáculo resalta el diseño de la consola central, con una infinidad de botones y perillas que permiten modificar la configuración y prestaciones del vehículo, como si estuviéramos en la parrilla de salida de una competencia de Gran Turismo.

AMG GT-R Coupé
AMG GT-R Coupé, la ‘nave’ para quemar llantas. Foto: Agencia Reforma

Al posicionarse en el asiento, no existe otra opción más que la de mirar al frente y estar atentos a las instrucciones.

Un primer recorrido permite entender el desempeño de la nueva generación de motores AMG, en este caso el V8 biturbo de 4.0 litros con unos monstruosos 577 caballos de potencia.

El vehículo tiene una gran dinámica en curva pegándose al suelo, así como gran balance.

El AMG GT-R Coupé nos demostró que sólo requiere de menos de cuatro segundos para alcanzar las 62 mph (100 km/h), y que por medio de una perilla podemos cambiar la asistencia electrónica para mejorar el desempeño en la pista y mantener un empuje agresivo y contundente.

RELACIONADO: Mercedes AMG G 63, la ‘nave’ todoterreno solo para jefazos

Esta perilla posee nueve configuraciones del control de tracción AMG, como si fuese un modelo de competencias.

Al final del día, queda claro que el AMG GT-R Coupé es un modelo único, nacido para estar en la pista y con ajustes para satisfacer a conductores de diferentes estilos de conducción. Un verdadero monstruo.

ES TENDENCIA:






MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook