Conozca el “tusi”, la droga de moda entre los jóvenes | Conozca el “tusi”, la droga de moda entre los jóvenes | EL UNIVERSAL


En Colombia el número de consumidores de psicoactivos no disminuye, a pesar de los esfuerzos que las autoridades realizan para desmantelar los expendios de drogas y por concientizar sobre los daños que estas causan, el mercado se hace cada vez más diverso y competitivo.

A este mercado ilegal se sumó El 2C-B, una sustancia relativamente nueva en el país, que se ha convertido en la preferida entre los universitarios y jóvenes que son consumidores. El 40% de los estudiantes de universidades públicas y privadas del Colombia  se ha drogado al menos una vez en la vida, esto según el “III Estudio epidemiológico andino sobre consumo de drogas en población universitaria” publicado en 2016.

¿De qué se trata el 2C-B?

El ´tusi`, como se le conoce popularmente al 2C-B, es una droga sintética, es decir,  no se obtiene de un vegetal como la marihuana o la cocaína, sino a través de procesos químicos. Es comercializada en forma de pastillas o en polvo de distintos colores, y está dentro de la Lista II de sustancias prohibidas de La Organización Mundial de la Salud.

Los primeros reportes sobre esta sustancia en Colombia fueron hace un poco más de 10 años, en Medellín, allí se fabricaba una versión criolla de esta droga y era distribuida por ‘Alejo Tusibi’ conocido como el Pablo Escobar de las drogas. (http://www.eluniversal.com.co/colombia/la-historia-de-alejo-tusibi-el-pablo-escobar-de-las-drogas-sinteticas-192930). De Medellín pasó a ser comercializada en Cali y Bogotá y de ahí al resto del país.

“A veces está ligada con otras sustancias para que se venda un poco más económica. Es `la de ahora`, hay que buscar la forma de venderla”, aseguró a EL UNIVERSAL un expendedor de 2C-B.

La ONG “Échale Cabeza”, un proyecto de la Corporación Acción Técnica Social ATS para promover el consumo responsable, alerta en su página web sobre la adulteración de esta sustancia, una situación que puede generar efectos desconocidos. “Diferentes alertas han identificado que las muestras analizadas en Colombia de 2CB contienen ketamina, metilsalicilato, anfetamina, MDMA y diluyentes. Realmente cuando se registra presencia de 2CB es en un bajo porcentaje”.

Una práctica costosa

Un gramo de ´tusi´ puede costar entre 120 y 150 mil pesos, lo que representa 4 veces más el valor de un gramo de cocaína, esto quiere decir, que  5 gramos representan casi el valor de un salario mínimo en Colombia. A pesar del alto costo, “Échale Cabeza” afirma que la sobreexposición mediática de esta sustancia ha aumentado su demanda.

Hoy la palabra `tusi` se escucha en varias canciones de moda, y según algunos consumidores, esto les  genera  una sensación de estatus. Es casi un símbolo de las rumbas electrónicas desde  el audio viral de una mujer que desea irse de fiesta, “Amor, yo quiero una fiestica, pues así (…) Take tarake take, guaro, perico, popper, tusi, sexo”.

Efectos del 2C-B

Tras consumir 2C-B el resultado puede variar de acuerdo con al rango de la dosis, se dice que a los 15 minutos de haber sido ingerida, empiezan efectos psicodélicos parecidos a los del éxtasis. Se experimentan desde tics o movimientos espasmódicos involuntarios, hasta alucinaciones visuales. “Es normal que tomemos drogas diferentes y alcohol en la misma rumba”, aseguró un consumidor a El Universal. Esta práctica se llama “policonsumo” y provoca intoxicaciones que incluso pueden llevar a la muerte.
Esta droga está asociada con complicaciones cardiovasculares, neurológicas, metabólicas, renales y musculares,  según un estudio realizado por Marie Claire Berrouet Mejía, toxicóloga y docente de farmacología y toxicología,
 

La situación en Cartagena

El panorama en Cartagena respecto a las drogas no es positivo. Discotecas, fiestas privadas y universidades son,  según consumidores, lugares en donde pueden conseguir `tusi` y otras sustancias con facilidad, incluso se pueden pedir a domicilio.
De acuerdo al DADIS, en 2016 fueron 994 los jóvenes reportados desde clínicas de salud mental y centros médicos por problemas asociados al consumo de drogas. De estos, la mayoría está entre los 18 y 26 años, y 241 son menores de edad.

Para luchar contra esta problemática el DADIS ha creado estrategias como “La carrera de la vida”, la cual se ha implementado en 30 instituciones educativas del Distrito. Consiste en formar a padres de familia, docentes y estudiantes para convertirlos en agentes multiplicadores de salud mental, “con el fin de aplicar en sus comunidades una ruta de atención a personas que sean identificadas como consumidoras de sustancias psicoactivas”.

Las drogas, al igual que alcohol, están asociadas a problemas sociales como accidentes viales, fracaso ocupacional y  violencia.  Por esta razón, el DADIS cuenta con la línea la línea 125, en donde se ofrece 24 horas de atención psicológica. Otra ruta de atención 24 horas la ofrece el Centro de Información y Estudio de Medicamentos y Tóxicos de la Universidad de Antioquia, a través de la línea celular 3003038000.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook