Cuando el calor ahoga


 

Elizabeth R. Rojas

LA PATRIA | Manizales

La temperatura promedio del cuerpo, en niños y adultos, es de 36,1º centígrados y 37,4ºC. Estar por debajo o superar dicho límite pone en riesgo su salud. Fuera de este rango puede padecer hipotermia (descenso anormal) o hipertermia (aumento patológico), lo que puede terminar en fiebre.

Ese estado se decreta cuando se tiene de 38ºC a 40ºC. Más allá de eso, se dice que la persona tiene hiperpirexia, una condición grave que denota la presencia de infecciones agudas. De no ser tratada a tiempo, puede dejar secuelas graves y/o llevar a la muerte.

Sin embargo, no todas las elevaciones de temperatura se dan por enfermedad. Suele aparecer por exposición prolongada al sol y, en algunos casos, requiere de atención médica por los síntomas que refiere la persona. A esto se le conoce como golpe de calor.

En lo corrido de marzo, pese a las lluvias repentinas, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) reportó en Caldas temperaturas promedio de hasta 25,8o C. De lo que se han quejado los ciudadanos manifestando sentir sofoco, agotamiento y sed excesiva.

La situación es particularmente apremiante para quienes trabajan o desarrollan actividades al aire libre, para quienes se desplazan a sus hogares, empleos y hasta para quienes, en lugares bajo techo y que gozan de aire acondicionado, no soportan que no corra el aire.

Carolina Ramírez Riveros, médica epidemióloga, explicó apartes relativos a la situación. La profesional respondió:

– ¿Qué síntomas hay en los valores anormales de la temperatura corporal?

Se afectan diferentes órganos y sistemas. Los principales: el sistema nervioso. Se dan cambios en el comportamiento, hay náuseas, vómito, dolor de cabeza, agitación, convulsiones y alteración del estado de conciencia, que puede llevar a un coma. Hay un aumento en la frecuencia respiratoria y dificultad para respirar. Se dan palpitaciones más rápidas, hay piel enrojecida, presión baja y arritmias, que pueden llevar a la muerte.

Se afecta el sistema urinario, con poca producción de orina, lo que lleva a una falla renal aguda. En el sistema muscular hay destrucción de las células musculares, perjudicando el riñón al aumentar sustancias que difícilmente puede eliminarlas (enzimas musculares y potasio). El sistema endocrino, por ejemplo, produce menos hormonas para disminuir el metabolismo basal y lograr una temperatura central constante.

– ¿El golpe de calor es más fuerte dentro de un carro?

Dentro de un carro que haya tenido exposición al sol sin ventilación, se pueden encontrar temperaturas de hasta 70°C, lo cual es incompatible con la vida. El cuerpo humano puede autorregular temperaturas externas superiores a los 30°C y hasta cerca de los 42°C.

– ¿Se deben evitar las extensas exposiciones al sol?

Es necesario hacerlo -principalmente- cuando la temperatura ambiente es superior a los 30°C. Si ya se presentó dicha exposición, se puede rociar con agua fresca, abanicar a la persona, colocar compresas o sábanas frías e hidratarla muy bien (mínimo 3 litros de agua al día en un adulto). Se puede hacer inmersión en agua fría y exponerse a corrientes de aire continuas. Además hay que asistir al servicio médico, sobre todo, llevar a los niños y adultos mayores.

– ¿Qué personas pueden ser más frágiles?

Los niños y adultos mayores, que son las edades extremas de la vida. Su sistema de termorregulación corporal es más susceptible, bien sea porque tienen pobre capacidad en la eliminación del calor y se deshidratan fácilmente o por el mayor porcentaje de agua corporal que los compone en el caso de los niños (70% vs 60 a 50% del adulto). Puede ser también por las enfermedades concomitantes de los adultos mayores.

– ¿Un súbito golpe de calor puede ocasionar la muerte?

Al afectarse los órganos vitales y en edades extremas de la vida, el llamado golpe de calor, puede alcanzar una mortalidad del 80%, siendo menor para el resto de la población adulta (15-20%).

– ¿Están más propensas a padecerlo las personas que viven en zonas costeras?

Sí, más si se tiene en cuenta que en éstas zonas la temperatura ambiente supera los 26°C, pero ellas pueden tener mayor capacidad en su sistema de termorregulación. Diferente es el caso de aquellas personas que habitan regiones de climas templados o fríos, porque puede superar su capacidad termorreguladora.

 

 

 




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook