Cuando Kim se encontró con Donald: la incómoda foto en la Casa Blanca de la reina del selfie


Kim Kardashian visitó la Casa Blanca este miércoles 30 de mayo para reivindicar un cambio penitenciario que permita que mujeres como Alice Marie Johnson, de 63 años, puedan salir de la cárcel tras cumplir más de 21 años encerrada por un caso de drogas. La socialite trató de hacer así uso de su figura de influencer para incidir de facto en las acciones del presidente de EEUU, Donald Trump. El resultado de ese encuentro no ha trascendido aún, pero sí una fotografía que en sí misma es significativa.

La imagen muestra a Kim de pie a la izquierda de Trump, quien está sentado tras su mesa del despacho oval.

Kim Kardashian, vestida de riguroso negro, se muestra muy seria. Trump, con las manos juntas apoyadas sobre su escritorio, luce una amplia sonrisa.

Oficialmente ninguna de las partes ha emitido un comunicado sobre los pormenores de la reunión, aunque Trump la calificó como “gran encuentro”. Fuentes de TMZ indicaron que la cita fue “extremadamente bien”, aunque los rostros de ambos transmiten energías muy diferentes en la foto. Especialmente llamativo es el gesto de Kim Kardashian, una profesional de los posados en Instagram, experta en sonrisas sutiles y poderosos selfies y quien en esta ocasión parece fuera de su elemento, entre incómoda y cansada.

También es significativo que, tras el encuentro, solo Donald Trump echara mano de Twitter para publicitarlo. Horas después de la cita, ella aún no se había manifestado en las redes sociales que tanto frecuenta.

Kim tenía previsto verse con Jared Kushner e Ivanka en casa de la pareja para una cena privada, según TMZ.

La reunión dio pie a numerosas reacciones en redes sociales que iban desde la burla, hasta la indignación por ver cómo dos personalidades del mundo de los realities habían acabado en la Casa Blanca para discutir sobre cómo debería ser una reforma penitenciaria en Estados Unidos.

La celebridad de redes sociales y el líder de EEUU habían coincidido anteriormente en varias ocasiones. Kim Kardashian participó en 2010 en ‘The Celebrity Apprentice’, el reality sobre emprendedores conducido por Trump y en el que la socialite presentó un nuevo perfume. En noviembre de ese año, ambos posaron juntos en un evento para promocionar el producto de Kim y el show de Donald.

La misión de Kim

Kim Kardashian llevaba meses en conversaciones con la familia Trump a través de su abogada, Shawn Chapman Holley, para lograr que el presidente intervenga y ponga fin a la condena de Alice Marie Johnson mediante un indulto, y favorezca que presos como ella no tengan que pasar su vida en la cárcel por delitos sin violencia y cuando el crimen fue su primera ofensa penal.

La reclusa lleva más de 21 años en la cárcel por venta de drogas, una actividad ilícita en la que acabó por falta de oportunidades para sacar adelante a su familia, según su testimonio a Mic. Su historia conmovió a Kim Kardashian, que se propuso hacer algo para cambiar su situación. La visita de Kardashian a la Casa Blanca coincidió con el 63 cumpleaños de Alice Marie Johnson.

Kim no ha sido la primera Kardashian en entrar en la escena política este año. Su hermana Kourtney visitó el Congreso en abril pasado para pedir reformas en la industria de los cosméticos en EEUU.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook