Donato Grima retrata ‘la condición humana’ en el Ateneo de Madrid


Donato Grima. El día que Cervantes soñó al Quijote. 2018. Acrílico sobre tela. 150×150 cm
DONATO GRIMA


“Con agudo sentido del humor, una pincelada turbulenta y a la vez, estructurada composición, Grima nos hace viajar como lo han conseguido o conseguirán otros grandes pintores, por los oscuros, vergonzantes entresijos del alma humana”. Así definió en una ocasión un crítico de arte el trabajo de nuestro protagonista.

Vinculado de forma estrecha a nuestro país, donde residió durante los años 90 y hasta el 2001, el argentino Donato Grima (San Miguel de Tucumán, 1949) regresa a la sala Espacio Prado del Ateneo de Madrid para presentar una pequeña exposición, Esa humana condición humana, que permanecerá apenas diez días en la capital (del 5 al 15 de abril).

La muestra se compone de una docena de obras que pertenecen a su última etapa. Grima es todo un veterano con más de 40 años en el mundo del arte que ha destacado sobre todo por ser un gran colorista, un dibujante exquisito, trabajar con dominio la tinta y el acrílico y haber demostrado una intención crítica en toda su obra tratando generalmente temas sociales y políticos.

Algunos críticos, de hecho, han visto muchas similitudes entre él y los expresionistas alemanes y también con los Caprichos y los Disparates de Goya, por la manera en la que ha abordado el retrato de los vídeos humanos. Según él mismo confiesa “la creación siempre representa un conflicto, por lo tanto, toda obra exige al artista una mirada introspectiva”.

Otro rasgo significativo de sus creaciones es el diálogo que establecen con la literatura, y especialmente, con los mitos griegos. Ese interés por las letras se manifiesta añadiendo textos en sus obras, de caligrafía vertiginosa y que añaden una textura complementaria a estas pinturas.

Esta especial relación se ha manifestado también en diversas colaboraciones con poetas y escritores. En 1972 forma un dúo de imagen y palabra con el poeta Alberto Rojas Paz en el proyecto Respuesta a una mujer muerta. Asimismo es coautor junto a Cristina Bulacio del libro Dos miradas sobre Borges y, junto al poeta Roberto Espinosa, de Silbando cielos.

En la actualidad trabaja en un importante proyecto artístico para pintar el interior de dos iglesias en San Miguel de Tucumán, y prepara una gran exposición en Buenos Aires que se celebrará el próximo otoño.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook