El modelo Uber llega a la Sanidad


La sanidad y la tecnología también van de la mano. (PIXABAY)


El modelo laboral que han propulsado aplicaciones como Uber, ya instaurado en el sector del automóvil de servicio público o en el de la comida a domicilio, está a punto de llegar también a la Sanidad, y uno de sus primeros destinos será el Reino Unido.

El ministro Jeremy Hunt aseguraba hace unos días en una conferencia que el próximo año 2018 se pondrá en acción un programa piloto mediante una oferta de trabajo flexible que tendrá su base en apps para los trabajadores.  

La idea consiste en una herramienta para enfermeros que funcionará junto a una bolsa de empleo de manera que ayuden al cuidado de sus propias familias, según afirmaba el ministro. Hunt considera “arcaicos los modelos actuales de enfermería” y los acusa de dejar de lado el cuidado de la familia de los trabajadores. Además, aseguraba que los contratos son inflexibles y conducen “a pagas exorbitantes por las horas extras”, algo que complica la situación de un Sistema Nacional de Salud británico (NHS) que ya ha sufrido recortes.

No es la primera vez que Hunt deposita su confianza en la tecnología ya que recientemente anunció el lanzamiento de una app que permitiría a los pacientes acceder a sus propios registros médicos y reservar una cita, entre otras funciones. 

Los profesionales, en desacuerdo

Las declaraciones del ministro británico, sin embargo, no ha gustado nada en el gremio, el cual critica que se financien nuevos modelos en vez de conceder la subida de sueldo que tanto necesitan los trabajadores. El sindicato GMB, por su parte, apostilla: “Tener a nuestro personal sobreexplotado y mal pagado, y además avisar en el último minuto por medio de una aplicación de que no son necesarios es una idea terrible y el comienzo de una pendiente resbaladiza”.

La Asociación Británica de Médicos no aprueba tampoco que la tecnología sea la solución al problema, ya que según ellos el problema radica en que “no hay suficientes consultas disponibles con médicos y enfermeras porque no hay suficientes médicos y enfermeras disponibles para satisfacer las crecientes necesidades de nuestros pacientes”.

Las soluciones tecnológicas del ministro, por otro lado, ya han sido reprobadas por expertos británicos en digitalización, que señalan que puede darse una mejora en cuanto a flexibilidad pero que los puestos de trabajo creados serían de mayor precariedad.

En la actualidad, el cuerpo de enfermería del NHS tiene un déficit de 24.000 empleados, pese a que era el mayor importador de la UE antes del Brexit, y sus enfermeros llevan años con el sueldo congelado, hechos que critican duramente los sindicatos.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook