En caso de tragedia, a Puerto Valdivia llegaría una ola de 26 metros


El panorama de Hidroituango no es el más alentador desde que el miércoles al mediodía el agua que estaba ingresando por la casa de máquinas, debido a un taponamiento, empezó a subir hasta encontrar escape por una galería de acceso por donde ingresan funcionarios del proyecto. Hacia las cinco de la tarde de este jueves, según informó EPM, el agua llevaba más de siete horas bajando por la misma galería, lo que puede erosionar la base de la presa y terminar en una calamidad nunca antes vista en el país. Ahora no hay control total de lo que pueda pasar con la represa.

Uno de los grandes problemas que trajo esta fuga de agua por la galería —fuga que no estaba entre los planes de la empresa antioqueña—, es que se tuvieron que suspender las labores para terminar el muro de presa y llevarlo hasta el punto de vertedero, donde el río puede volver al lecho de manera controlada. Hasta el momento faltan siete metros para dicho propósito, pero las obras no pueden continuar mientras haya fugas inesperadas.

Jorge Londoño de la Cuesta, gerente de EPM, aseguró que no hay control de la situación y que ahora todo está en un escenario indeseado y “la tragedia puede ser de grandes proporciones si no la manejamos oportunamente”. En caso de ceder la presa, el agua afectaría de manera dramática el corregimiento de Puerto Valdia y los municipios de Tarazá, Cáceres, Caucasia y Nechí, dejando más de 120.000 damnificados.

Según la Gobernación de Antioquia, en el peor de los escenarios, se “produciría un incremento del caudal de 250.000 metros cúbicos por segundo.  De acuerdo con la modelación efectuada a Puerto Valdivia en el lapso de 1 hora 20 minutos llegaría una ola de 26 metros de altura”.

Por su parte, el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, aseguró que no se puede precisar qué va a pasar con la represa: “Nosotros diríamos mentiras si eso (el rompimiento de la presa) es esta tarde, porque puede que no ocurra, lo cierto es que hay factores de riesgo incontrolables para la empresa constructora (…) Yo manifesté que en algunas preguntas que yo he hecho y que EPM me ha contestado, no han sido exitosos en sus respuestas prácticas. En un principio, cuando se taponó el primer túnel, dijeron que iban a destaponar los otros dos túneles, que uno se demoraba tres días y el otro cinco, pero no fue posible”. Pérez también se refirió al pasó por la casa de máquina, que hasta hace unos días era la solución definitiva, pero ahora no lo es así.

Hasta el momento el panorama es incierto, y en caso de una avalancha, la ola se tomaría una hora y media para llegar a Puerto Valdivia y 20 horas para llegar a Nechí. En este momento, hay 4.985 personas evacuadas hasta que haya un parte de tranquilidad de las autoridades.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook