Hospital de Marulanda funciona, pero le falta plata | La Patria


B. Eugenia Giraldo

LA PATRIA | MANIZALES

 

Dos horas a caballo es la distancia que recorre Pedro Loaiza para llegar a Marulanda. El señor vive con su familia en la finca El Combeima, vereda El Salado.

“Son unos 10 kilómetros por caminos de herradura que uno los transita tranquilo cuando sale a mercar, pero cuando es con un enfermo la cosa se complica”.

Cuenta que una noche su esposa enfermó y estaba tan delicada que el trayecto lo hicieron a pie. A medianoche llegaron al Hospital San José de Marulanda, pero como el médico no estaba, contrataron un carro y siguieron para Salamina.

Según Loaiza, lo de la ausencia del médico solo le sucedió una vez y reconoce que cuando utiliza los servicios del Hospital la atención es buena, “el problema es la distancia”, precisa.

 

Menos usuarios

A esta dificultad para acudir a los servicios del San José se suma la poca población que tiene Marulanda. Según el Dane son 3 mil 400 habitantes, pocos para sostener financieramente un hospital y un centro de salud.

Es por eso que la Gobernación de Caldas apoya con recursos a este centro asistencial. Por ejemplo, este año le ha inyectado $240 millones y espera cerrar la cifra en $300 millones antes de que acabe el año.

El líder Uriel Flórez también lo reconoce. “Si llegamos a 1.000 habitantes en el casco urbano es mucho, antes teníamos más, pero con la llegada de los grupos al margen de la ley mucha gente le tocó irse y nunca regresó.

Coincide con don Pedro en que la población en la zona rural es dispersa, pues los caceríos son pocos en un área extensa. “La vereda más lejana es San Isidro y Las Marías, que es una finca, limita con Pensilvania. Deben estar a cinco horas de la cabecera municipal, eso si la carretera está buena. Además, para ir a Montebonito, hay que dar una vuelta larguísima, por eso al centro de salud acuden solo los más cercanos al corregimiento”.

El jefe administrativo del Hospital, Luis Ernesto Henao, reconoce que pese a los pocos recursos, el centro asistencial se necesita porque, aunque la mayoría de la población vive lejos, requiere de los servicios para mejorar sus condiciones de salud.

 

———–

El municipio tiene un área de 378,57 km², cuenta con 12 veredas y un corregimiento, Montebonito.

 

———–

Sus habitantes consultan por hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y problemas de salud oral.

 

Desde la gerencia

La gerente del Hospital San José, Olga Lucía Londoño, resalta que sin los aportes de la Gobernación, a través de la Territorial de Salud de Caldas, sería imposible el funcionamiento y la prestación del servicio. Reiteró que la poca población hace que el Hospital no sea sostenible con recursos propios, máxime si debe conservar abiertas dos sedes.

Comentó que en promedio asisten a consulta 25 usuarios en cada punto.

Para cubrir el día de descanso de los médicos, la gerente dijo que en algunas ocasiones se apoya en el Hospital Felipe Suárez de Salamina y que gestiona un convenio con este centro asistencial para que el remplazo sea continuo; sin embargo, dice que para esto también requiere recursos.

Otra falencias del San José, según Londoño, son en habilitación e infraestructura.

El Hospital tiene contrato con la Nueva EPS para el régimen contributivo y en el subsidiado con Asmetsalud, aparte de Cosmitet, la Policía y el Batallón.

En cuanto a los pagos de las EPS, señala que Asmet Salud paga cumplida, pero con la Nueva EPS es difícil la recuperación de cartera, la deuda sin conciliar asciende a $63 millones, sin contar con los $17 millones que debe abonar este mes.

 

Las jornadas de salud en las veredas mejoran la calidad de vida de sus habitantes.

 

 




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook