La pelea por el megalote que negoció Falcao en Chía – Investigación – Justicia


A 15 minutos de la casa que Radamel Falcao tiene en el exclusivo conjunto residencial Santa Ana de Chía II, al norte de Bogotá, se levanta Villa Fontana.

Se trata de un predio de 147.555 metros cuadrados que el delantero del Mónaco adquirió, para la Navidad del 2013, y que fue a visitar un par de veces en helicóptero. La compra la hizo Business Tiger S.A.S., empresa de Falcao, que pagó 1.350 millones de pesos.

EL TIEMPO estableció que detrás del lote hay un pleito entre la exmujer y una hija de Luis Fernando Salazar Meoz, un empresario muerto en el 2009. Abogados de Antonieta Tamayo Carrillo alegan que, en calidad de viuda, ella tenía derecho sobre ese lote y sobre otro adjunto, vendidos a la Constructora Barcar.

Según dicen, eran de Inversiones Salazar Meoz, de la que Salazar era accionista mayoritario. Y para probar el vínculo, aseguran que convivieron 24 años, hasta su muerte, tras casarse en Panamá, como lo muestran papeles registrados en Colombia después del deceso.

Y agregan que, a sus espaldas, se inició una sucesión para disponer de los bienes de su esposo e intentaron anular su matrimonio, que la Corte Suprema acaba de dejar en firme.

En medio de la pelea, el lote pasó a manos de la Constructora Barcar y de un grupo de particulares, que pagaron 5.000 millones de pesos, en 2012. Un año después, Bacar se liquidó y nació la Constructora Brych.

Voceros de esta explican que no estaban enterados del pleito. Por eso, tras hacer estudios a fondo de títulos y no encontrar nada anormal, le vendieron parte del lote a la firma Business Tiger, de Falcao García, el 23 de diciembre del 2013.

‘La viuda miente’

Se trata de la misma compañía que, según lo reveló EL TIEMPO hace un año, fue mencionada en la investigación tributaria que se le siguió a Falcao en España. De acuerdo con el expediente, esa empresa –encargada de manejar los derechos de imagen del crack– movió 595.400 euros que no fueron declarados y que desencadenaron una multa.

Buscamos a un abogado de Falcao para advertirle lo que pasaba. Pero nos dijo que desconocía el caso y que eran compradores de buena fe

“Buscamos a un abogado de Falcao para advertirle lo que pasaba. Pero nos dijo que desconocía el caso y que eran compradores de buena fe”, explicó un abogado de Tamayo. Y agregó que los avalúos indican que los lotes valen más de lo que dicen las escrituras de venta.

Pero Luis Fernando Vélez, abogado de la hija de Salazar, asegura que Tamayo y sus abogados mienten.

A la señora Tamayo no les asiste la razón en absoluto ni ningún derecho. No solo ha mentido dentro del proceso, sino también al afirmar que estuvo acompañando al señor Salazar hasta su muerte”, explicó.

Anunció, además, que va a insistir en la nulidad del matrimonio bajo una nueva jurisprudencia de la Corte Constitucional y bajo el argumento de que tanto Salazar como Tamayo tenían anteriores matrimonios que nunca fueron terminados. También, que entre ellos hubo una separación de cuerpos. Además, dijo que la venta del lote fue un acierto porque existían restricciones de uso del suelo.

Pero Tamayo dice que ya hay planes para construir en el lugar y está buscando que se reversen esas ventas para que le reconozcan lo que, dice, le corresponde.

‘Ya lo transferimos’

Por su parte, Leonardo Sanjuan, asesor de Business Tiger dijo que, en 2016, le transfirieron el lote a una fiducia para viabilizar un negocio con particulares.

“Los detalles no los puedo revelar pero después de esa entrega, no tenemos ni interés ni propiedad sobre el predio. Si hubiera tenido líos legales no lo hubiéramos comprado ni la fiducia lo hubiera recibido”, puntualizó Sanjuan.

El caso está ahora en manos de la justicia.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook