La preocupación de Stephen Hawking antes de morir – Ciencia – Vida


El científico británico Stephen Hawking, quien falleció este 14 de marzo a los 76 años, manifestó en una de sus últimas conferencias, la cual llevó a cabo en Noruega en junio del 2017, que “no tenemos futuro si no colonizamos el espacio”.

Hawking, quien dedicó toda su vida a trabajar sobre las leyes que gobiernan el universo, señaló en su discurso en el festival Starmus que estamos en el comienzo de una nueva era espacial ante un auditorio donde se hallaban científicos preocupados por el futuro de la Tierra y la humanidad, reseñó el diario español ‘La Vanguardia’.

De acuerdo con lo conversado en esa conferencia, Hawking manifestó que en un plazo “entre 200 y 500 años” es posible que se realicen los primeros viajes interestelares, esto después de estimar que en 50 años se podría enviar astronautas a Marte.

Nos estamos quedando sin espacio. Ha llegado la hora de explorar otros sistemas solares

“No tenemos futuro si no colonizamos el espacio”, declaró Hawking, quien participó del encuentro a través de videoconferencia desde Reino Unido. En su intervención, aseguró: “Tenemos que salir de la Tierra”.

Según lo revelado por ‘La Vanguardia, la visión de Hawking mencionó que “la vida primitiva es relativamente común en el universo pero la vida inteligente es muy poco frecuente. Algunos dicen que es tan poco frecuente que aún no ha aparecido en la Tierra”, bromeó.

La preocupación del británico se fundamentó en que el mundo se está volviendo “demasiado pequeño para nosotros” y se apoyó en que los recursos físicos se están explotando a un ritmo alarmante, por lo que echó una mirada al pasada y señaló que cuando han ocurrido crisis similares, “hemos colonizado nuevos territorios”.

No obstante, Hawking agregó que ya no hay ningún nuevo mundo a donde extendernos. “Nos estamos quedando sin espacio. Ha llegado la hora de explorar otros sistemas solares”, aseguró.

Antes de su fallecimiento, el científico participaba en el proyecto Breakthrough Starship, con el cual trabajaba en el desarrollo de la denominada tecnología de vela solar.

De acuerdo con ‘La Vanguardia’, los sistemas de propulsión actuales de las naves espaciales son poco prácticos para viajes interestelares, señaló Hawiking, debido a que son demasiado lentos para llegar a las estrellas más cercanas.

Con la tecnología que trabajaba el británico se podría acelerar naves a un 20 por ciento de la velocidad de la luz y llegar a Próxima Centauri, la estrella más cercana al sistema solar donde el año pasado se descubrió un planeta potencialmente habitable, en unos veinte años.

ELTIEMPO.COM




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook