Los efectos del agua salada en la piel de nuestra cara: beneficios y riesgos


El agua del mar posee un importante número de oligoelementos.
Pixabay


Escapar a la playa  es una de las mejores opciones para combatir la sofocante ola de calor que llega este miércoles y que podría perdurar hasta el próximo domingo, 5 de agosto. El mar es siempre una buena alternativa, aunque posea también una serie de beneficios y riesgos que conviene tener en cuenta antes de sumergirte entre las olas.

La piel es una de las grandes beneficiadas de los efectos del agua salada. A diferencia del agua dulce, posee un importante número de oligoelementos como el sodio, yodo, zinc o potasio, que actúan como curativos.

Además, el agua salada cuenta también con propiedades antibióticas para el organismo, ya que ayuda a eliminar posibles bacterias que afecten a nuestra piel. Pero no solo eso, la acumulación de minerales en el agua del mar favorecerá una mejor nutrición de nuestra piel, lo que mejorará notablemente su aspecto.

Exfoliación

La exfoliación, el proceso natural de renovación celular de nuestra piel, es otro de los múltiples beneficios del agua salada, que limpia y elimina impurezas en la superficie de la piel, además de estimular la circulación sanguínea.

Posibles riesgos

Sin embargo, a pesar de los muchos beneficios que el agua salada reporta a nuestra piel, también supone algunos riesgos. La irritación en la piel es una de las principales amenazas del agua salada, además de la posible sequedad y deshidratación. Para combatir estos problemas, lo más recomendado es cuidar la piel con diferentes productos como crema hidratante o aloe vera.

La contaminación del agua del mar es uno de los aspectos que más preocupa a miles de bañistas. Sin embargo, el riesgo de contraer cualquier tipo de enfermedad bañándonos en agua de mar es muy pequeño.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook