Los taquillazos en los cines más inesperados de lo que llevamos de siglo


Sonrisas, emociones y alguna lagrimita. La combinación de Campeones dirigida por Javier Fesser, y en torno a una historia en torno a un equipo de baloncesto formado por personas discapacitadas intelectualmente, parecía infalible para conquistar el público. Aunque las fórmulas del éxito siempre son imprevisibles y caprichosas, tanto que incluso la comedia de Javier Fesser está superando de largo sus expectativas.

En cuatro semanas ha alcanzado el millón y medio de espectadores y ha recaudado 9 millones de euros. Un taquillazo que, lejos de agotarse, se ha mantiene semana a semana. Habrá que esperar si al final de su carrera comercial para comprobar si logra ingresar en el grupo de las diez producciones españolas más taquilleras de todos los tiempos.

La más reciente en incorporarse ha sido Perfectos desconocidos (2017) de Álex de la Iglesia. Llegaba a nuestras pantallas las pasadas navidades asumiendo que obtendría recaudaciones inferiores a las de Star Wars: Los últimos Jedi o la animación de Coco. Con casi 21 millones de euros ingresados, se quedó muy cerca de los 21,7 de la nueva entrega galáctica y superó los 17 de lo más reciente de Pixar.

Tampoco nadie podía predecir que el thriller español Contratiempo, con Mario Casas y Ana Wagener, y que en España recaudó 3,6 millones (555.000 espectadores) se convertiría en un éxito sorpresa el pasado año nada menos que en China donde se hizo con 21,3 millones en euros. En estados Unidos, la revelación fue otro thriller, pero de terror, Déjame salir que solo había costado 4,5 millones pero que acabó ingresando 225 millones de dólares en todo el mundo (176 en EE.UU.).

Camino parecido sigue la película de terror Un lugar tranquilo, de 17 millones de dólares de presupuesto y una recaudación hasta ahora de más de 207. Y aunque las superproducciones de Marvel poseen un enorme poder de convocatoria, ni siquiera los más optimistas podían pronosticar que Black Panther, la primera aventura en solitario de un superhéroe de la compañía, terminaría recaudando más de 1.300 millones de dólares, de ellos 681,8 en Estados Unidos, solo superada allí por los 936,6 de Star Wars: El despertar de la fuerza y los 760,5 de Avatar.

Entre las propuestas inusuales que triunfaron tanto en taquilla como en los Óscar (pese a que ninguna se las dos se llevó el de mejor película) han sido la aventura espacial de Gravity (2013) de Alfonso Cuarón, con apenas un personaje, la astronauta que interpreta Sandra Bullock, durante todo el metraje; o el reto de supervivencia, en el siglo XIX y basada en hechos reales, de El renacido (2015) con Leonardo DiCaprio dirigido por Alejandro González Iñárritu.

El filón de las sagas de terror y la animación

Las sagas de terror son las reinas del bajo presupuesto y altos rendimientos. Cuando caen en gracia, o de miedo, su rentabilidad se dispara pese a haber contado con presupuestos irrisorios. Ha sido el caso de Paranormal Activity, Saw, Expediente Warren o Insidious.

Comedias con muy buena fortuna han sido en lo que llevamos de siglo Resacón en Las Vegas (2009), Los padres de ella (2000 – 2004), Mi gran boda griega (2002) o la española La gran aventura de Mortadelo y Filemón (22,8 millones de euros en 2003). Sin olvidar la animación, con franquicias que han resultado todo un reclamo para atraer espectadores, un público familiar, a los cines como las de Los Minions, Ice Age o Las aventuras de Tadeo Jones en España.

En cuanto a fantasía y acción, la adaptación del cómic 300 (2006) a cargo de Zack Snyder marcó escuela, también sorprendente fue la producción de Taiwán Tigre y dragón (2000), la ciencia-ficción sudafricana de District 9 (2009) o incluso la saga Bourne, que empezó con éxito moderado hasta convertirse en un referente del cine de acción de los últimos años.

Para terminar, las tres horas de El lobo de Wall Street, nuevamente con DiCaprio pero dirigido por Martin Scorsese, no fueron obstáculo para atraer al público en masa; o el superhéroe más gamberro de Marvel, Deadpool (2016), se permitió no estrenarse en el mercado más importante a nivel internacional, el de China, por negarse a censurar sus escenas de sexo, violencia y lenguaje malsonante.

Amasó 783,1 millones de dólares a nivel mundial (cuando su presupuesto fue moderado, 58 millones). Precisamente, el 18 de mayo se estrena la segunda entrega, también protagonizada por Ryan Reynolds.

Cinco taquillazos históricos que nadie podía prever

Ocho apellidos vascos (2014). El mayor taquillazo de la historia de nuestro cine y récord absoluto de recaudación y espectadores: nada menos que casi 56,2 millones de euros y 9,5 millones de entradas vendidas. Dejó muy atrás los 6,4 millones de espectadores de Los otros o los 6,1 de Lo imposible. Todo un fenómeno de taquilla. Sus recaudaciones fueron a más, semanas tras semanas. Una oda al humor local y al contraste de carácteres y culturas.

El orfanato (2007). Juan Antonio Bayona, a punto de estrenar en junio la secuela de Jurassic World (su primera incursión en las superproducciones hollywoodienses), se ha convertido en sinónimo de taquillazo seguro, gracias a Lo imposible o Un monstruo viene a verme; pero cabe recordar que en taquilla sorprendió a propios y extraños con esta película de terror protagonizada por Belén Rueda. Con 25 millones ingresados fue en su momento la producción española más taquillera de toda la historia.

La La Land (2016). El musical no es precisamente un género que asegure espectaculares rendimientos. Moulin Rouge obtuvo 179,2 millones de dólares (146 millones en euros) hace diecisiete años. Pero nada hacía presagiar que un musical sería una de las grandes estrellas de a inicios de 2017, cuando se estrenó en España y en la mayoría de países. 445,6 millones de dólares en todo el mundo, y 12,1 millones de euros aquí. Además, fue coronada con seis Óscar (aunque sin el de mejor película) y el récord de siete Globos de Oro. Había costado solo 30 millones (de dólares).

La pasión de Cristo (2004). No era nada previsible que una película hablada en latín, hebreo y arameo, por lo tanto, también con subtítulos, y de tema cristiano arrasara en los cines. Pero la película dirigida por Mel Gibson, además de una enorme controversia por sus gráficas escenas de sangre y violencia, recaudó 611,8 millones de dólares (unos 500 millones en euros) en todo el mundo. Solo había costado 30 millones de dólares y fue la quinta más taquillera del año a nivel mundial, y la tercera en Norteamérica.

Slumdog Millionaire (2008). Una producción británica rodada en la India y con actores hindúes desconocidos para el gran público. Nadie podía vaticinar que sería una de las sensaciones de la temporada hace 10 años. Recaudó 377,9 millones de dólares (308 millones en euros) y ganó ocho premios Óscar (incluyendo el de mejor película). Había costado solo 15 millones de dólares. Su joven pareja protagonista eran los jóvenes Dev Patel y Freida Pinto, él nacido en Londres y ella en Bombay. Después han proseguido su carrera en Hollywood.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook