Marielle expuso sus banderas con su asesinato


Mario Osava

IPS | LA PATRIA | Río de Janeiro

Los brasileños no pueden evaluar la magnitud del impacto del asesinato de Marielle Franco, concejala de Río de Janeiro, el 14 de marzo. La pérdida para los sectores progresistas es incalculable.

A los 38 años, ella apenas despegaba en una carrera legislativa que le abría amplios horizontes y anunciaba la posibilidad de renovar la política local y quizás nacional, al hacerse representativa y articuladora de diversos segmentos populares.

Su asesinato conmovió Brasil y al mundo por donde se diseminó la noticia. La muerte difundió sus banderas, su biografía ejemplar de mujer negra y pobre de una favela de Río de Janeiro, que se superó graduándose de socióloga, con maestría en administración pública, y se convirtió en vehemente defensora de los derechos humanos de su gente.

Como heroína y ejemplo, las movilizaciones en respuesta a su asesinato indican que su memoria alentará las luchas feministas, especialmente de las mujeres negras, las de los pobres de las favelas y la defensa de los derechos humanos en general.

 

Sus luchas

Mientras su legado está sujeto a disputas y versiones sesgadas, incluso de sus propias compañeras de lucha o seguidores. Y también de las falsas noticias (fake news) de audiencia instantánea en las redes sociales.

“Es legítimo y comprensible que se ponga el énfasis en el hecho de ella ser mujer y negra, que las mujeres negras asuman el frente de la reacción al asesinato. Las luchas identitarias son una pauta ineludible, se nota claramente acá y en Estados Unidos”, comentó Daniel Aarão Reis, profesor de historia en la Universidad Federal Fluminense, en Niteroi, una ciudad vecina a Río de Janeiro.

Como concejala, Marielle Franco probablemente iniciaba ese proceso de síntesis de las luchas protagonizadas por los distintos grupos sociales, segmentados por etnia, género, función laboral, territorios e ingresos.

Ya era una lideresa política en ascenso, no solo la activista social, que sigue siendo su perfil más recordado en las manifestaciones de homenaje o de protesta por su muerte.

Es también un ejemplo de superación y producto de varios proyectos sociales que se multiplicaron en el Complejo de la Maré. Un curso preuniversitario, creado Redes de la Maré, una organización no gubernamental, le permitió a Franco graduarse en la Universidad Católica, gracias a una beca integral.

Desde la década pasada aumentó mucho la cantidad de pobres y afrodescendientes en las universidades, buena parte beneficiada por cuotas étnicas.

 

Fake news

Representantes de las fuerzas conservadores, sin embargo, intentan bloquear el caminoa de Franco por medio de las ahora llamadas fake news, los bulos malintencionados.

El ataque más revelador vino de la jueza Marilia de Castro Neves Vieira, del Tribunal de Justicia de Río de Janeiro, que publicó en Facebook que la asesinada “estaba comprometida con bandidos” y ganó la concejalía con apoyo del Comando Rojo, un grupo de narcotraficantes que domina varias favelas locales.

Tratan de promover la “segunda muerte de Marielle Franco”, según sus seguidores y los medios de comunicación que desmintieron tales vínculos, incluso por medio de datos relevados por las agencias especializadas en averiguar esas falsas noticias.

 




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook