Métale diente a la salud infantil | La Patria


Elizabeth R. Rojas

LA PATRIA | Manizales

 

La postura inadecuada de un menor de edad, determinada por el peso de un morral o por cómo posiciona su cuerpo mientras usa el celular o el computador, puede influir en su salud general. También tienen que ver con esto, algunos hábitos cotidianos que parecen poco trascendentales.

El cuidado personal es fundamental desde los primeros años de vida para el desarrollo humano. En esa tarea, tener una atención especial con los dientes y la articulación temporomandibular (ATM) es crucial. La odontóloga Olga Cecilia Trujillo Ángel, especialista en ortopedia maxilar, señala que los descuidos pueden repercutir en la adultez.

“La articulación trabaja para hacer movimientos para ambos lados y adelante y atrás. Es importante la posición de la cabeza, para mantenerla en equilibrio. Si no está balanceada, se dan alteraciones en la columna vertebral afectando el resto del cuerpo”, advierte.

Según la especialista, cuando una persona tiene problemas de mordida, le faltan dientes, hay malos hábitos (morderse las uñas, chupar dedo) y malformaciones estructurales; se produce una lateralidad de la cabeza y parafunciones que resultan dañinas.

“La más dañina es el bruxismo, que es cuando apretamos los dientes y hacemos un rechinamiento inconsciente. Esto lleva a un daño en todas las estructuras dentales, en los soportes óseos y en la misma ATM”, puntualiza Trujillo, que trabaja en Somédica.

Sobre el particular, también respondió:

 

– ¿Por qué los hábitos infantiles afectan la ATM?

Todo lo que altere la posición de la mandíbula (morder la cobija, el uso continuo del chupo, etc), cambia el estado de la ATM. Si se tienen estos hábitos, se dan funcionamientos anormales y asimetrías. En estos casos, hay cambios en los músculos. Se puede ver un lado de la cara más grande o una posición compensatoria de la cabeza, es decir, una especie de inclinación. Los dientes pueden no tener puntos de contacto y haber maloclusión (mal alineamiento de los dientes).

 

– ¿Qué tanto influye la intervención odontológica?

Los tratamientos son indispensables. Es necesario que cuando el médico general revise al paciente, observe la ATM y la manera de morder. Puede ser que tenga un problema en el oído, el otorrinolaringólogo no encuentre la razón y esta venga de lo dental. Ante cualquier anomalía, lo mejor es la remisión a un odontólogo.

 

– Ustedes como especialistas, ¿qué revisan?

Entre las cosas que se tienen en cuenta está la postura del niño que puede variar por el manejo del celular, del computador, por morrales muy pesados. En esos casos lo que hace la cabeza es compensar de una manera forzada. Así se dan mordidas diferentes y dolores en cabeza y cuello. Cuando los niños no tienen una buena mordida, el paladar no desciende y no respira bien, puede aparecer la amnea del sueño (detención del aire), hay apiñamiento dental, entre otras cosas. Si se advierten estas cosas en la infancia, se pueden tratar para que tengan un mejor desarrollo del sistema craneofacial.

 

– ¿Es fundamental la visita al odontólogo?

Los niños con toda su dentición temporal, deben ser evaluados por un profesional -si es posible- especialista en ortopedia maxilar. Este debe mirar que los dientes superiores, estén por fuera de los inferiores. Que no tenga una mordida demasiado profunda ni que el mentón este muy atrás. Cuando esto sucede, el paciente comienza a tener un perfil facial inadecuado que no permite que el crecimiento sea funcional.

 

– ¿La alimentación es importante?

Sí. El bebé, por ejemplo, debe ser alimentado hasta los seis meses con leche materna, ya que la mandíbula se forma con la succión. Si no succiona o se le da un tetero donde la leche pasa fácilmente, va a tener problemas con el sistema musculo esquelético. La dieta debe ir cambiando con el avance de la edad. Después de los seis meses, hay que darle frutas y verduras, que coma alimentos fibrosos, no todo debe ser licuado o en papillas. Si solo se comen cosas pegotudas, entonces es más fácil que aparezca la caries, pierda dientes y se le dañe la mordida.

 

– ¿Pacientes con síndromes genéticos necesitan cuidado extra?

Necesitan un cuidado especial. Hay que revisarles todas sus funciones y que tengan una masticación adecuada. Si el paciente necesita después una ortodoncia, se debe esperar a que crezca y que tenga desarrolladas todas las piezas dentarias, sus ápices (extremo superior o punta de algo). También se debe buscar una buena estética.

 

– ¿Quienes no tengan acceso a citas preventivas van a ser adultos enfermos?

Generalmente lo son. Los niños que no se les realiza ningún tratamiento son los adultos que tienen muchos dolores faciales, que bruxan demasiado, que roncan, que se les fracturan los dientes (por trauma oclusal, es decir, no morder bien).

 

Ilustración | LA PATRIA

Con información de www.mejoratumordida.com




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook