Sigue la escalada de violencia entre Israel y Gaza


El ejército israelí golpeó el martes, 29 de mayo del 2018, decenas de objetivos en la franja de Gaza en represalia a los disparos de proyectiles contra su territorio, cayendo en la confrontación más severa entre Israel y los grupos armados palestinos desde la guerra de 2014.

Uno de sus grupos, la Yihad Islámica, anunció por la noche un alto el fuego entre las organizaciones palestinos e Israel bajo los auspicios de Egipto, intermediario histórico entre los dos bandos.

Las fuerzas armadas israelíes no quisieron hacer ningún comentario sobre el anuncio del movimiento palestino.

A las pocas horas, el ejército anunció que en la noche del martes al miércoles golpeó otros 25 “objetivos militares” de Hamas en la franja de Gaza.

El episodio hace resurgir el temor a un nuevo conflicto en el enclave palestino, donde Israel y el movimiento islamista Hamas se libraron tres guerras desde 2008.

Estados Unidos, un país aliado de Israel, denunció los lanzamientos de los palestinos “contra instalaciones civiles” y pidió una reunión de emergencia en el Consejo de Seguridad de la ONU que se celebrará el miércoles a las 15:00 (19:00 GMT), según los diplomáticos de la ONU.

“Los dirigentes palestinos deben rendir cuentas por lo que dejan que suceda en Gaza”, denunció la embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, en un comunicado.

Por su parte, Kuwait, un miembro no permanente del Consejo de Seguridad, puso en circulación un proyecto de resolución que “pide que se consideren la instauración de medidas para garantizar la seguridad y la protección de la población civil palestina”.

Un portavoz del ejército, Jonathan Conricus, dijo a la prensa que el ataque con proyectiles contra Israel desde la Franja de Gaza y la respuesta israelí son los más importantes desde la guerra de 2014.

Según las fuerzas armadas israelíes, 70 cohetes y obuses fueron lanzados desde Gaza, de los cuales algunos habían sido fabricados en Irán, el enemigo acérrimo de Israel, que apoya a los movimientos palestinos.

En represalia, el ejército israelí bombardeó más de 30 “blancos militares” en Gaza, informó la armada.

El sistema de defensa antiaérea israelí interceptó unos 25 proyectiles, según Conricus.

Tres soldados israelíes resultaron levemente heridos por los disparos palestinos, señaló el ejército, y no hubo ninguna víctima palestina.

‘Amenazas’

El ejército israelí anunció además haber destruido un túnel palestino, el décimo desde octubre de 2017 según él, que salía del sur de Gaza pasaba por Egipto y, desde allí, entraba 900 metros en el territorio israelí.

En un raro comunicado conjunto, Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, y la Yihad Islámica reivindicaron los ataques con morteros y cohetes que provocaron esta escalada de represalias.

Esos lanzamiento fueron a su vez una respuesta a disparos israelíes previos, explicaron. Esos “crímenes israelíes no pueden ser tolerados de ninguna manera”, dijeron ambas organizaciones, añadiendo que “todas las opciones están abiertas”.

Horas después, la Yihad Islámica anunció el alto el fuego que, según ese grupo, también aplicará Hamas.

El ministro israelí de Seguridad Interior, Guilad Erdan, afirmó por la noche al canal 2 de la televisión nacional que “los dirigentes de Hamas y de Yihad Islámica deberían temer por su vida”, añadiendo que había llegado la hora de “retomar la política de los asesinatos selectivos”.

El titular de Defensa, Avigor Lieberman, avisó por su parte que “cualquier lugar de donde procedan tiros de las organizaciones terroristas es un objetivo legítimo para la aviación israelí”.

La Franja de Gaza es epicentro de crecientes tensiones desde el 30 de marzo. En esa fecha empezó la movilización llamada “ La gran marcha del retorno ” , que se desarrolló entre enfrentamientos sangrientos a lo largo de la frontera entre Gaza e Israel.

Al menos 121 palestinos murieron por disparos israelíes desde entonces, la mayoría en disturbios violentos a lo largo de la valla de seguridad israelí.

Israel afirma que defiende sus fronteras y acusa a Hamas de servirse de esta movilización para encubrir intentos de atacar la frontera.

Acción ‘pacífica’

El comité detrás de “La marcha del retorno” organizó el martes la salida de varias embarcaciones del puerto de Gaza para protestar contra el bloqueo que Israel impone a Gaza desde hace más de una década.

Alrededor de 20 personas, estudiantes y heridos a la espera de ser atendidos, abandonaron el puerto de pescadores de la ciudad en una embarcación precaria, seguida por otras más pequeñas, mientras enarbolaban banderas palestinas.

La flotilla se acercó a las nueve millas náuticas del bloqueo marítimo, donde la esperaban los barcos de la marina israelí.

Estos interceptaron la mayor embarcación palestina y la llevaron hasta el puerto israelí de Ashdod, cerca de Gaza. Los demás barcos palestinos dieron media vuelta.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook