Un nuevo algoritmo bioinformático podría mejorar la detección del cáncer de mama


El lazo rosa, símbolo de conciencia contra el cáncer de mama.
GOBIERNO DE ARAGÓN


Un nuevo algoritmo bioinformático podría permitir la mejora en la detección del cáncer de mama, ya que permitiría conocer mejor el riesgo de padecerlo y la manera de abordar un seguimiento a cada paciente. El algoritmo ha sido diseñado para filtrar y analizar información genética y el historial clínico de cada mujer.

El procedimiento, denominado Brecanrisk, está impulsado por el grupo biomédico español Ascires, compuesto por Eresa, Sistemas Genómicos y Cetir. Además, está fundamentado en análisis genéticos y fenotípicos, buscando clasificar a las mujeres según su mayor o menos riesgo de tener cáncer de mama.

El sistema ha sido presentado este lunes en la sede del grupo Ascires, en Valencia. En la presentación, se ha mencionado que su desarrollo ha sido junto al Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el Centro Nacional de Genotipado (CEGEN), el Hospital Clínico de Valencia y la Universitar Politècnica de Valencia (UPV).

Mejor detección y prevención

Según sus creadores, podría “revolucionar” la manera de detectar y prevenir el cáncer de mama, el cual es el tumor femenino más común en el mundo. Se daría una transición de las revisiones mamográficas a un seguimiento personalizado según la disposición concreta de cada mujer.

De este modo, se podría evaluar el riesgo de contraer este tipo de cáncer hasta los 80 años, partiendo de la edad en la que se hace el estudio.

“Es una herramienta adicional al diagnóstico tradicional”, ha afirmado Javier Benítez, director del programa de Genética del Cáncer Humano en el CNIO y asesor científico de la Fundación Quaes. Durante la presentación, Benítez presentó los resultados que avalan el nuevo sistema.

La información necesaria para el sistema de estratificación se obtiene mediante un análisis de ADN, al obtener una muestra de sangre, una mamografía y un test que tiene como objetivo para conocer los factores de cada mujer y que puedan influir en su predisposición de cara a desarrollar tumores mamarios.

El procedimiento vincula la genética y la imagen para ir más allá en la forma en la que actualmente se detecta la susceptibilidad al desarrollo del cáncer de mama, impulsando la prevención precoz y el seguimiento personalizado.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook