Caos y destrucción en Indonesia


Ricardo Pérez-Solero

EFE | Yakarta (Indonesia) | LA PATRIA

Al menos 385 muertos y 540 heridos por los sismos y el tsunami en Indonesia, el pasado viernes.

Estos eventos de la naturaleza golpearon la isla de Célebes y provocaron una gran destrucción de edificios e infraestructuras. Según la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), también hay 29 personas desaparecidas y 16 mil 732 desplazados registrados.

Sutopo Purwo Nugroho, portavoz de la BNPB, advirtió de que se tratan de cifras provisionales y de que aumentarán a medida que avancen las tareas de salvamento y se restablezcan las líneas de comunicación tras los terremotos. El más fuerte fue de 7,5 grados que causó el tsunami.

Arrasada

El portavoz puntualizó que hay puentes derrumbados, zonas costeras cubiertas de escombros y barridas al completo, e imágenes en las que se ven a decenas de pacientes en camillas en el exterior del hospital de Undata.

Los 29 desaparecidos corresponden al puerto de Pantoloan, en el norte de Palu, la ciudad más castigada por la catástrofe y que quedó arrasada como aseguró la BNPB. Es por eso, que la mayoría de los datos de víctimas corresponden a Palu, la capital de la provincia de Célebes Central, una población de unos 350 mil habitantes.

El municipio de Donggala es la otra zona más afectada, con por lo menos mil edificios dañados y cortes en las comunicaciones y la red eléctrica, que están comenzando a ser reparadas.

El personal de las Fuerzas Armadas y de varias agencias indonesias comenzaron a llegar desde ayer en helicópteros y aviones militares a la región. Además, técnicos de telecomunicaciones y transporte aéreo, médicos de la Cruz Roja y miembros de la Agencia de Búsqueda y Rescate son algunos de los que buscan sobrevivientes, asisten a los heridos y reparan algunas de las instalaciones dañadas.

Sorpresa

El presidente de la Asociación Indonesia de Geólogos (IAGI), Sukmandaru Prihatmoko, indicó que el desastre ocurrió en un tipo de falla en la que generalmente no tienen lugar tsunamis, lo que sorprendió a los expertos.

“Lo primero que pensamos fue, es difícil que ocurra un tsunami, pero ocurrió y ahora los geólogos se están preguntando qué paso allí”, declaró Prihatmoko.

Agregó que los geólogos indonesios estudian tres posibilidades, una de las cuales atribuye el tsunami a deslizamientos de tierra subterráneos.

Indonesia se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica en la que cada año se registran unos 7 mil, la mayoría moderados.

 

El aeropuerto de Palu, en el que se operan vuelos nacionales, está abierto para aeronaves militares y ayuda humanitaria tras resultar dañado por el sismo, que también afectó a puentes y hospitales.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook