Los Medias Rojas de Boston van por los Astros | EL UNIVERSAL


La fiesta en el Yankee Stadium se la gozaron los aficionados de Boston. El mítico escenario, testigo de grandes gestas de este legendario equipo con la mayor cantidad de títulos de Serie Mundial en la historia (27), estaba atestado de fanáticos:  54.251 en total.

La casa estaba llena para que se lucieran los “mulos” y forzaran a un quinto y definitivo juego. Pero no.

Medias Rojas eliminó a los Yanquis en el juego 4 por pizarra de 4-3  y accedió a la serie de campeonato de la Liga Americana por primera vez desde 2013.

Boston ahora enfrentará a los Astros por el banderín de la Liga, un playoff pactado a 7 juegos, al mejor de 4. El primer juego comenzará el sábado.

En una novena entrada no apta para cardíacos, el cerrador de Boston, Craig Kimbrel, se las arregló para sellar la anhelada victoria de Medias Rojas y dejar en un silencio sepulcral a los yanquistas, que nuevamente se tendrán que conformar con ver por televisión la final de la Liga y por supuesto la Serie Mundial.

Los jugadores de Boston celebraron a rabiar en el clubhouse. La champaña rodó a placer. La felicidad era total, ya que la victoria tenía muchas connotaciones. Una de ellas, la histórica rivalidad  Medias Rojas-Yanquis, que es una de las más grandes de todos los deportes profesionales en Estados Unidos.
Pero, para Boston esa alegría fue de un día, ahora toda la plantilla se enfoca en un rival de cuidado, Astros de Houston, actual campeón mundial, que ni se despeinó para dejar en el camino a los Indios de Cleveland.

Rival de cuidado
Para los especialistas, este equipo de los Astros del 2018 es mejor que el del año pasado, que ganó la Serie Mundial.

Pese a la campaña de Boston -ganó 108 partidos en la temporada regular, el máximo ganador-, muchos dan a Astros como favorito para alzarse con el gallardete y avanzar a su segunda Serie Mundial.

Y es que ese line-up de Houston funciona como un relojito, como George Springer, José Altuve, Alex Bregman, Yuli Gurriel, Marwin González, Jake Marisnick, Carlos Correa, Josh Reddick y Martin Maldonado.
Pero lo cierto de todo es que el pequeñín Altuve es el inspirador de esta constelación de estrellas de Houston.

La hazaña de Brock Holt
Lograr el ciclo -hit, doble, triple y jonrón- en un partido de béisbol no es fácil, tanto es así que jamás había ocurrido en los playoffs. Pero Brock Holt, además, se dio el lujo de hacerlo en el Clásico de las Grandes Ligas.

El segunda base de los Medias Rojas de Boston pegó cada uno de los 4 imparables en la paliza de 16-1 sobre los Yanquis en el juego 3 de la serie divisional y fijó un hito que le pertenecerá a él para siempre, ya que es el 1° en hacerlo en postemporada.



















Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook