Nerviosismo afecta a las bolsas mundiales


Fuerte impacto ante aumento de intereses en Estados Unidos y por la guerra comercial

 

Como si ya no fuera suficiente con la situación de nerviosismo que se vive en los mercados mundiales, las bolsas cerraron ayer con fuertes pérdidas, siguiendo el rastro de Wall Street en un mercado tenso por la guerra comercial y la subida de los tipos de interés en Estados Unidos, criticada por Donald Trump. La bolsa de Tokio perdió 3,89%, la de Shanghái más de 5% y la de Hong Kong 3,5%.

Un lastre que arrastró a las principales europeas: París cerró con una caída del 1,92%, Londres perdió 1,94%, Fráncfort 1,48%, Madrid 1,69% y Milán 1,84%.

Tras la jornada, Wall Street aceleró sus pérdidas con sus índices Dow Jones y S&P 500 en baja de más de 2% en un día de fuerte volatilidad.

Poco antes de las 19H00 GMT, el Dow bajaba a 25.063,72 puntos y el S&P se replegaba a 2.726,56, mientras que el Nasdaq caía 1,5% a 7.309,36.

Los mercados se sienten “amenazados”, estima Stephen Innes, responsable de las transacciones Asia-Pacífico en OANDA, una empresa de servicios financieros.

“Hay varios motivos: la caída en Wall Street, la subida de las tasas de interés a largo plazo, nuevas preocupaciones por las relaciones comerciales entre China y Estados Unidos y una actitud prudente antes de los anuncios de resultados de empresas”, explicó a la agencia Bloomberg, Juichi Wako, de la compañía financiera japonesa Nomura Securities.

“El ambiente mundial es de nerviosismo ante la subida de las tasas de rendimiento de los bonos, así como las preocupaciones en torno al endurecimiento de las políticas” de los bancos centrales, añadió la firma Charles Schwab en un comunicado.

Nuevo ataque

El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó que la Reserva Federal se había vuelto “loca”, en un nuevo ataque contra el Banco Central y su política de alza progresiva de las tasas de interés.

El Jefe de Estado norteamericano hizo esas declaraciones tras una jornada negra en Wall Street, cuyo Dow Jones cayó a su nivel más bajo desde febrero.

El índice estrella de la bolsa de Nueva York cedió un 3,15%, hasta los 25.598,74 puntos, apenas ocho días después de haber alcanzado un máximo histórico. Y el Nasdaq, el índice de valores tecnológicos, perdió un 4,08%, su mayor retroceso en más de dos años.

Otra visión

Mientras tanto, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, justificó la subida de los tipos de interés, calificándola de “necesaria” e “inevitable” para economías como Estados Unidos, con un crecimiento fuerte, un aumento de la inflación y un desempleo “extremadamente bajo”.

Para evitar el recalentamiento de la economía y un resurgir de la inflación, el Banco Central estadounidense subió tres veces este año sus tasas en un cuarto de punto porcentual, y tiene previsto hacerlo de nuevo en diciembre.

Compañías tecnológicas

Esos tipos de interés, de los que dependen entre otras cosas los créditos al consumo y los préstamos hipotecarios, se sitúan ahora entre el 2 y el 2,25%.

Una política que Trump ha criticado varias veces en los últimos meses, rompiendo así con la costumbre de los presidentes de respetar la independencia de la Reserva Federal (FED).

Con la subida de las tasas, los inversores se orientan hacia el mercado de las obligaciones que se vuelven más lucrativas.

Malos resultados

La caída del miércoles en Wall Street se explica, sobre todo, por los malos resultados de los valores tecnológicos, que suelen ser el principal factor de crecimiento de la bolsa de Nueva York, pero que llevan una semana con problemas.

Las dificultades de las compañías tecnológicas se deben al hecho de que “los gestores de carteras abandonan ese sector de crecimiento para ir hacia empresas que ofrecen una mayor seguridad”, explicó Tom Cahill, de Ventura Wealth Management.

Para la directora gerente del FMI, las nubes se acumulan: las tasas estadounidenses, el aumento de la deuda pública y privada en el mundo, el resurgimiento del proteccionismo.

Por ello Lagarde recordó el espectro de la crisis financiera de 2008 y las crisis mundiales anteriores.

“Mi inquietud: espero que no seamos todos víctimas de una especie de amnesia colectiva sobre lo que sucedió hace 10 años, y sobre lo que sucedió mucho antes cuando las tensiones geopolíticas sumadas al proteccionismo provocaron terribles acontecimientos”, dijo.

Cambio de política

Para Lagarde, este cambio de política monetaria luego de años de dinero barato, no solo es “legítima” e “inevitable”, sino que era “esperada dada la situación (económica) actual en Estados Unidos y quizás pronto en Europa”.

Pero reconoce que esta alza de tasas ahonda las diferencias con el resto del mundo y ensombrece aún más una coyuntura planetaria ya afectada por las tensiones comerciales: un cóctel peligroso e “inédito” según Lagarde.

“Muchos mercados emergentes y países en desarrollo sacaron provecho de los costos de financiamiento extremadamente bajos”, garantizados por las tasas casi nulas en Estados Unidos de los últimos años, dijo. “Suscribieron préstamos a menudo en dólares”, explicó.

El giro de la política monetaria en Estados Unidos hizo que se encareciera el costo del financiamiento, provocó fuertes variaciones de las divisas en relación al dólar y una fuga de capitales hacia Estados Unidos cuyas tasas altas aseguran retornos atractivos a los inversores



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook