Todos hemos terminado siendo víctimas y victimarios: Lara


EL NUEVO SIGLO: ¿Qué historias desarrolla en su libro Adiós a la Guerra?

PATRICIA LARA: Es una breve historia de los conflictos en Colombia.

Son 150 páginas en las cuales se cuentan los conflictos en Colombia con sus antecedentes en las guerras del siglo XIX y la guerra de los Mil Días, para saltar al enfrentamiento entre liberales y conservadores. Arranca en el año 46 y termina en el proceso de paz que hizo el presidente Santos.

Toda la violencia en Colombia ha sido una cadena que está relacionada una con otra. Y de alguna manera la violencia liberal-conservadora acabó juntando la violencia que, esperemos, haya terminado en un porcentaje importante.

También contiene un capítulo importante, que es el que más me gusta, que son pequeños reportajes a 15 víctimas de todos los sectores. Por medio de su lectura nos damos cuenta cómo la guerra ha golpeado y le ha causado dolor a todos los sectores de la población, y cómo de alguna manera todos hemos terminado siendo víctimas y victimarios.

ENS: ¿Qué nos falta para decirle definitivamente adiós a la guerra?

LP: Mi hijo Federico, que se leyó el libro en vísperas del lanzamiento, me dijo: “Si todo el mundo se leyera este libro se acabaría el conflicto y se acabaría el conflicto porque nos daríamos cuenta del absurdo que ha sido la cadena de guerra, y la imbecilidad que significa seguir matándonos”.

De manera que creo, que en el fondo, es falta de información de los colombianos lo que les permite ahondar la guerra.

ENS: ¿Estamos aún en lo absurdo?

LP: Como dice el padre Francisco de Roux en su último libro, en La Habana se reconciliaron las dos partes del conflicto, los guerrilleros y los militares, pero la sociedad no se ha reconciliado. Entonces lo más importante es lograr que la sociedad se reconcilie.

Hay brotes puntuales de violencia que tienen que ver con el narcotráfico y eso es otro fenómeno. Los reductos que quedaron de las Farc se han mezclado con el narcotráfico y acaban convertidos en bandas criminales, pero eso se sabía que iba a pasar, de manera que la solución es informarse del absurdo de esta guerra y apoyar los acuerdos de paz e impulsarlos.

Creo que la sentencia de la Corte Constitucional que despeja el panorama de la JEP es importante. Quedan temas importantes de los cuales no se habla y que son claves, como es el tema de la sustitución de cultivos ilícitos.

Lo que podemos hacer es abrir los ojos y levantar la voz para que el Gobierno cumpla los acuerdos.

ENS: Pero aún existe violencia política…

LP: La violencia comenzó entre liberales y conservadores por la exclusión de un partido y de otro, y por el tema de la tierra. Y hay cosas que preocupan.

En el tema de la tierra, López Pumarejo inició una reforma agraria importante y le tocó echarla para atrás por la presión de la oposición. Luego Alberto Lleras en el Frente Nacional hizo tímidamente una reforma agraria y luego vino el gobierno de Valencia con sus bombardeos a Marquetalia; y Carlos Lleras profundiza la reforma agraria con una oposición de los sectores conservadores y llega el gobierno de Misael Pastrana y echa para atrás la reforma agraria de Carlos Lleras. Y ahora estamos en lo que estamos, y no podemos dejar esa reforma integral contemplada en los acuerdos. Hasta ahora la ley no se ha aprobado, de manera que debemos estar muy atentos a este tema.

 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook