Adriana Pinzón: juez condenó a 28 años de prisión a su cuñado asesino – Bogotá


En medio de una audiencia para avalar el preacuerdo entre el confeso asesino de Adriana Pinzón y la Fiscalía General, la juez del caso aprobó la petición, recibió la confesión del acusado y fijó una pena de 28 años para Jonathan Torres por los delitos de homicidio agravado y desaparición forzosa. 

(Le puede interesar: Caso Adriana Pinzón: ‘Me acaloré. Lo siento. Perdí el control’, dice Torres)

Jonathan Torres, su cuñado, reconoció su participación en los hechos, aceptó los cargos que se le imputaron por los delitos de homicidio agravado y desaparición forzada y accedió a firmar un preacuerdo con la Fiscalía para señalar a otras personas que también estarían involucradas en el caso.

«Me arrepiento mucho del acto que cometí. En su momento entregaré (sic), haré lo posible por poder ayudar, como siempre he estado ayudando, a la Fiscalía en esclarecer los hechos», asegura Torres, quien dice que se encuentra «muy arrepentido» porque sabe que «es una excelente familia, muy amorosa».

¿Cómo va el caso? 

En julio pasado, Jimmy Pepinosa, abogado de Torres, explicó que el móvil de la desaparición y el asesinato de Pinzón habría sido de carácter económico y tendría como objetivo un millonario robo que pretendían hacerle a la mujer. Los delincuentes querían quitarle sus ahorros y quedarse con un millonario seguro que Pinzón habría firmado recientemente.

La Fiscalía señaló que, «previo aval judicial, recibiría una pena de 28 años de prisión y deberá pagar una multa de 600 salarios mínimos mensuales vigentes; además de inhabilidad para ejercer cargos públicos».

De la misma forma, Pepinosa aseguró que su apoderado habría solicitado protección tanto para él como para su esposa, la hermana de la víctima, a cambio de aportar toda la evidencia posible en el caso. Luego de esta reunión se supo que todo el entramado logístico para quitarle la vida a Adriana y luego desaparecer su cuerpo fue orquestado en compañía de un tercero.

Según el fiscal del caso, «la Fiscalía cuenta con abundante material de prueba y evidencia física que da cuenta de que Torres Campos habría sido la última persona que vio a la víctima con vida. Asimismo permitieron detectar las contradicciones en las que, supuestamente, incurrió para evitar que los investigadores lo descubrieran y ubicaran el cuerpo de su cuñada».

REDACCIÓN BOGOTÁ 


Fuente