Cura de Tik Tok | Historia del padre Miguel Valderrama – Bogotá

Casi que por mandato divino, el Padre Miguel Valderrama abrió TikTok y empezó a hablar de la fe, de teología y de distintos temas sociales en Colombia. En su cuenta (@p.miguelvalderrama) respondió preguntas de sus seguidores y un par de ellas hicieron ‘boom’ en esa plataforma digital: ‘Tatuajes’ y ‘Piercings y perforaciones’, con 2,1 millones de visualizaciones y 6,9 millones de visualizaciones se convirtieron en sus videos más vistos en esta red.

Me preguntan si tatuarse es pecado. Para mí, sí, en el sentido que sea por pura vanidad y la vanidad es pecado capital; y no en el sentido que sea como expresión de un sentimiento, como expresión de un afectado, algo cultural”, respondió en uno de los videos.

(Le puede interesar: Especial: Que Dios los ampare)

(Para seguir leyendo: Un camino con sacrificios: la vida de los jóvenes seminaristas)

“La pregunta de Juan: piercings y perforaciones. Una vez le preguntaron al maestro por qué los fariseos no cumplían con las más de 613 normas prescritas en la ley y el señor les dijo ‘hipócritas, ustedes me honran con los labios y no con el corazón’. Y más adelante les dijo: ‘Nada hay fuera del hombre que nos contamine, lo que nos contamina está en lo que procede del corazón’. O sea, en lo que yo pienso, en lo que yo siento, en lo que yo hago. Con eso queda respondido: no lo externo, sino lo que procede de mì”, respondió en otro video.

El Cura de Tik Tok

El padre Miguel Valderrama es uno de los sacerdotes de la Iglesia que ha aprovechado Tik Tok como herramienta.

Foto:

Cortesía padre Miguel Valderrama

Esos y otros contenidos, difundidos desde 2020, le han valido tener una cuenta en TikTok con más 283.000 seguidores y ser una de las figuras más relevantes de la Iglesia Católica colombiana en redes sociales.

El hombre detrás de esta cuenta es Nelson Miguel Valderrama Vergara, un colombiano de 42 años nacido en Tunja (Boyacá), ordenado sacerdote por el cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga. El padre Valderrama, quien además tiene nacionalidad hondureña, es graduado en filosofía y teología, tiene un máster en Educación y otro máster por concluir en Estudios Latinoamericanos. Además, se encuentra en México haciendo un doctorado en Responsabilidad Social. También ha sido directivo fundador de la Facultad de Teología de la Universidad Santo Tomás e impulsor de otros proyectos educativos en Colombia.

Entre Eucaristías, estudios, catequesis, misiones y convivencias, le saca tiempo a TikTok y a aprender sobre el mundo digital.

“La cuenta comenzó en la pandemia. Estaba en Tunja, en pleno confinamiento. Nosotros (los sacerdotes) estábamos encerrados sin la posibilidad de celebrar la Eucaristía, de hacer catequesis o pastoral, ni de tener nuestro apostolado de una manera activa. Entonces encontré en las redes sociales, la manera de seguir evangelizando”, asegura el padre Valderrama.

El Cura de Tik Tok

El padre Miguel Valderrama es uno de los sacerdotes de la Iglesia que ha aprovechado Tik Tok como herramienta.

Foto:

Cortesía padre Miguel Valderrama

El hombre agrega que acudir a TikTok como herramienta de evangelización no es una idea auténticamente suya, sino que tiene inspiración en las palabras del papa Juan Pablo II en 1992: “Por otra parte, los nuevos tiempos exigen que el mensaje cristiano llegue al hombre de hoy mediante nuevos métodos de apostolado, y que sea expresado en lenguaje y formas accesibles al hombre latinoamericano, necesitado de Cristo y sediento del Evangelio”, discurso inaugural de la IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano.

(Además: ‘Es hora de levantar el celibato’: reclama el exsacerdote Alberto Linero)

TikTok, ¿un nuevo púlpito?

El Cura de Tik Tok

El padre Miguel Valderrama es uno de los sacerdotes de la Iglesia que ha aprovechado Tik Tok como herramienta.

Foto:

Cortesía padre Miguel Valderrama

“El papa Juan Pablo II dice que la Iglesia debe tener un nuevo areópagos —tribunal—, nuevos métodos y nuevas expresiones. Y ya han pasado 30 años ¡y todavía no le hemos hecho caso a Juan Pablo II!”, efatiza.

Y continúa: “El Papa habla de que hay que buscar nuevos sitios para llegar a la gente y especialmente llegar a la gente joven. Hoy la gente está ansiosa y está sedienta de Dios… lo están buscando en todas partes. ¿Y nosotros cómo no vamos a estar?, ¿cómo vamos a empezar a satanizar las redes sociales?”, afirma el padre Valderrama, quien además resalta: “Hay que aprovechar todos los medios que sean para evangelizar, hay que aprovechar absolutamente todo, siempre y en todo momento. No importa el medio, no importa la orden, importa el lugar, siempre hablar de Dios”.

Ver a TikTok como un nuevo escenario para evangelizar no es una locura: las cifras, por el contrario, reflejan una audiencia potencial.
A finales de 2021, la plataforma de origen chino anunció que “más de mil millones de personas alrededor del mundo llegaron a TikTok cada mes para entretenerse al tiempo que aprenden, ríen o descubren algo nuevo”.

Eso, en términos globales. Pero, además, en Colombia, esta nueva red social ya se está posicionando. En octubre de 2020, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), identificó que TikTok tenía los datos de 12’447,549 usuarios residentes en Colombia y, de estos, el 15,5 por ciento, es decir 1’933,835 de usuarios, eran niños, niñas y adolescentes.

“Yo le digo a la gente ‘no le haga caso a los curas, hágale caso al evangelio y al magisterio de la Iglesia’»

Así mismo, este nuevo gigante del mundo digital informó a finales ese mismo año que el 75 por ciento de las personas acuden a TikTok para entretenerse y el 78 por ciento de las personas dicen sentirse más positivas después de ver contenido en la plataforma.

Precisamente, el padre Valderrama reconoció en esa plataforma una oportunidad para posicionarse. “Vi en algún artículo que TikTok era algo mucho más democrática, porque le permite a personas que no son ni lindas, ni ricas ni famosas, comenzar a tener seguidores. Le hice caso al artículo. Yo pensé que eran muy aburridos, porque yo no edito, no hago ‘lipsync’ (sincronía de labios), yo no bailo, yo no canto… Pero a la gente le gustó. Ellos simplemente me preguntan un tema y, entonces, yo pongo el teléfono al frente y hablo de eso”, asegura el sacerdote. Ahora, vale destacar que para responder a cada pregunta, investiga y acude a los documentos de la Iglesia.

(Le recomendamos: Machismo y exclusión: la cruz que las mujeres ya no quieren cargar)

Al padre Valderrama le han preguntado de todo: que si la cremación (a ojos del catolicismo) es buena o mala, que si las mascotas van al cielo, que si una madre soltera puede comulgar, qué piensa sobre el feminismo o sobre las personas homosexuales, que si la masturbación es pecado, entre muchas otras.

“Sí hubo un detonante o algo que me empezó a generar más seguidores y es que me empezaron a preguntar por temas que son actuales, mas no polémicos, porque la Iglesia da respuesta a ellos. Al temas de los tatuajes, de los piercing, del matrimonio igualitario, de la adopción de parejas del mismo sexo, del aborto. Para todos ellos, la Iglesia tiene una postura muy clara, muy concreta y más desde el pontificado del papa Francisco, quien ha sido muy pastoral, muy abierto, desde la misericordia”, dice.

Y da un ejemplo. “Cuando me preguntaron el tema de los tatuajes, me puse a investigar qué había dicho el magisterio de la Iglesia. Y encontré que el papa Francisco tiene una invitación a que todos los sacerdotes conozcamos el mundo de los tatuajes. Él dice: ‘Ahí hay un mundo desconocido que nosotros tenemos que aprender’. No encontré un documento en la Iglesia, ni siquiera una homilía, ni siquiera una catequesis de ninguno de los papas, en los que se criticara a quienes se tatúan”, detalla.

También toca temas relacionados con la política y con figuras públicas del Estado colombiano. De hecho, uno de sus más recientes videos, habla sobre la relación entre Iglesia y Estado:

“¿Iglesia y Estado? ¿Espiritualidad y Política? Estoy al lado de la imagen del papa León XIII. Un gran Papa que nos dejó una bellísima encíclica que se llama Rerum Novarum. El Santo Padre en la Rerum Novarum habla de las relaciones que se establecen y que tiene que haber entre el Estado y la Iglesia y entre esa dimensión política que tenemos todos los seres humanos con nuestra espiritualidad. Además el Papa, en esa Encíclica habla y deja ver la tremenda importancia que tenemos que tener nosotros los cristianos en favor de la clase obrera, de los trabajadores”.

(No deje de leer: Personas como usted y como yo, en la primera línea de la Iglesia)

“A la mayoría de la gente le gusta mi contenido. Pero a veces sí me hacen comentarios fuertes… me han llamado ‘mamerto’ o ‘izquierdoso’. No sé por qué hablar en contra de la corrupción, hablar en favor de las comunidades en Colombia se convirtió en ser mamerto”, manifiesta este sacerdote.

El padre Valderrama asegura que buena parte de esa sensibilidad social se la debe al tiempo que pasó en Chocó y en Guaviare. “En Guaviare trabajé con la pastoral social en un año muy difícil: el 2005. Fue cuando estaba saliendo la ley de Justicia y paz. Estuve trabajando allí, apoyando en los primeros procesos de reinserción. En ese momento, los grupos al margen de la ley no tenían la confianza que hay ahora en las instituciones del Estado”, recuerda.

El Cura de Tik Tok

El padre Miguel Valderrama es uno de los sacerdotes de la Iglesia que ha aprovechado Tik Tok como herramienta.

Foto:

Cortesía padre Miguel Valderrama

“Ver la realidad de nuestros pueblos, la realidad de pobreza de las zonas rurales en Colombia sensibiliza mucho más que cualquier academia. Y creo que si los colombianos de las grandes ciudades conocieran el drama que vive la gente en el campo tendría una visión tan diferente”, puntualiza.

Su formación en Estudios Latinoamericanos y su cercanía a la teología latinoamericana también le han dado una mayor afinidad por el componente social. Cita, por ejemplo, el Documento Conclusivo de Medellín, que contiene las resoluciones de la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano realizada en Medellín en 1968: “La Iglesia, y especialmente, la Iglesia latinoamericana tiene una opción preferencial por el pobre. Nosotros estamos en función de ellos. La primera vez que Cristo vino, hace 2.000 años, lo hizo para redimirnos, pero su próxima venida va a ser a juzgarnos. Y hay un criterio de salvación: el Señor no nos va a preguntar a nosotros a cuántas misas fuimos, ni a qué religión pertenecimos, ni qué credo profesamos, ni la orientación sexual que tuvimos ¡Él no pregunta esas vainas! Lo único que a preguntar el Señor es :¿Vivimos la misericordia con los más pobres?”.

(En otras noticias: Renace el Teatro San Jorge: una joya de la arquitectura en Bogotá)

Un ‘YouTuber’ de la Biblia

Pese a que los videos de corte social son los que lo han hecho viral, estos no son los que más sube en su cuenta. “Lo que yo más hago son videos de teología y espiritualidad. Me gusta todo lo que tiene que ver con teología dogmática, teología sistemática, todo lo que tiene que ver con el dogma católico”, explica Valderrama.

En su cuenta, aunque sobresalen los videos sociales y políticos, también es cierto que hay una buena cantidad de contenido relacionado con oraciones, signos y símbolos de la Iglesia, los secretos de la Biblia y la explicación de diversas prácticas del catolicismo.

El padre, incluso, confiesa que uno de sus planes este año —más allá de TikTok— es montar un curso de la Biblia en YouTube.

“A veces, un minuto no alcanza para tratar un tema en TikTok. Pero ya en YouTube tengo la oportunidad de hacer toda una escuela bíblica, que la gente aprenda del Génesis, del Apocalipsis, a leer el Evangelio, los secretos de la Biblia, los métodos de estudio y cómo se puede hacer la lectura de los textos sagrados”, afirma.

“La Iglesia da respuestas que son muy acertadas a lo que está sucediendo actualmente, no solo a nivel económico, social o político, sino en todas las dimensiones”

Ya tiene herramientas para hacerlo. Es egresado de la Escuela de ‘Youtubers’ de la Fundación Universitaria San Pablo —institución que apoyó durante su creación— y constantemente está leyendo y aprendiendo sobre el mundo digital y las redes sociales.

Como el padre Valderrama hay muchos. En España, por ejemplo, está el sacerdote marianista Daniel Pajuelo, quien tiene 1,23 millones de seguidores en su canal de YouTube ganados a punta de responder preguntas de sus fieles y hasta de evangelizar rapeando. También es bastante popular el padre Damián María Montes, quien tiene 672.000 seguidores en TikTok y hace contenidos similares a los del padre Miguel Valderrama (a los que suma juegos y dinámicas con sus seguidores). María Montes resumió el lugar de Dios y sus sacerdotes en el ciberespacio en una entrevista con el diario ‘El País’: ¿TikTok es tierra de misión y usted su profeta?, preguntó. El padre Montes le respondió: “Tierra de misión es todo espacio que se haya olvidado de Dios, o que no lo conozca, entonces, trato de estar presente en medio del mundo, y TikTok es el mundo».

ANA PUENTES
En Twitter: @soypuentes



Fuente