David Racero ordenó quitar carros blindados a congresistas – Congreso – Política


En las últimas horas se dio a conocer un documento que constata que el presidente de la Cámara de Representantes, David Racero, cumplió su promesa: ordenó quitar los carros blindados a varios funcionarios del legislativo. 

Según constata el acta, retuiteada por la cuenta oficial de Racero, se suspenderá indefinidamente la asignación de los vehículos del parque automotor de propiedad de áreas como: la Cámara de Representantes a la Presidencia, Primera y Segunda Vicepresidencia, Secretaría General, Subsecretaría General, Comisiones Constitucionales, Legales y especiales, Oficina de Información y Prensa y Oficina de Control Intemo de la Cámara de Representantes.

En la resolución se explica que esta decisión fue tomada con la finalidad de reducir costos, como parte del Plan de Austeridad del Gasto 2022 para los órganos que hacen parte del Presupuesto General de la Nación.

(Le puede interesar: ¿Quién es David Racero, presidente de la Cámara?).

Los funcionarios en cuestión deberán entregar los vehículos a la División de Servicios de la Cámara de Representantes antes de que transcurra un plazo de cinco días, los cuales serán contados desde el momento en que les sea informada esta medida.

(Puede leer: Denuncian a Roy Barreras y David Racero por nueva lista de elegibles a contralor).

Semanas atrás, cuando fue anunciado como presidente de la Cámara de Representantes, había anunciado esta medida, asegurando que revisaría el contrato que tiene el Congreso para el alquiler de las camionetas que usan los parlamentarios.

Venimos a dar ejemplo y no vergüenza

«Las camionetas blindadas deberían ser para aquellos líderes sociales amenazados, asesinados en los territorios y no como Uber personal utilizado para hacer mandados«, fueron sus palabras en su momento.

(Le recomendamos leer: Presidente de la Cámara quitará algunos beneficios a congresistas).

También aseguró que es necesario revisar ciertos beneficios, como los planes de celular, ya que los congresistas deberían pagarse sus propios gastos como cualquier trabajador. 

Tendencias EL TIEMPO


Fuente