España: Polémica porque rey no se puso de pie ante la espada de Bolívar – Europa – Internacional


Luego de la posesión de Gustavo Petro en la presidencia de Colombia, acto en la cual el nuevo mandatario ordenó traer la espada de Bolívar, tras la negación a prestarla por parte del ahora expresidente Iván Duque, surgió una buena cantidad de comentarios y abrió una polémica debido al supuesto desplante por parte del Rey de España Felipe VI ante la emblemática arma.

Y todo ello, debido a que el rey no se puso de pie y se quedó sentado en el momento que entró la guardia de la Casa de Nariño con la célebre espada en la toma de posesión del pasado domingo.

Con el traslado desde la casa presidencial a la Plaza de Bolívar, donde Petro tomó juramento, los invitados especiales a la ceremonia se levantaron y hubo una ovación.

El gesto del monarca español provocó una gran polémica tanto en Colombia como en España. En su país, varios líderes políticos y medio de comunicación criticaron la actitud de Felipe VI, aunque otros tantos mostraron su apoyo.

“No debemos detenernos en detalles sin demasiada trascendencia y totalmente menores cuando lo importante es que se abre una nueva etapa de relaciones con Colombia”, indicó este martes el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños. “Creo que la solidez y la amistad entre España y Colombia es absoluta y buena prueba de ello es la delegación que España mandó a la toma de posesión del nuevo presidente, encabezada por su majestad el Rey, acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores”, puntualizó el funcionario.

Eso originó una respuesta de inmediato por parte del partido de izquierda Podemos, que calificó el acto como una falta de respeto “grave”.

“La espada de Bolívar representa la soberanía de Latinoamérica. El rey Felipe VI ha sido el único jefe de Estado que ha permanecido sentado a su paso en la toma de posesión del nuevo presidente de Colombia. Una falta de respeto grave”, trinó Podemos, en una reacción abiertamente republicana y crítica de la monarquía.

De paso, Podemos anunció que consultaría al titular del departamento, José Manuel Albares, si el Ejecutivo había autorizado un gesto que consideraron “irrespetuoso” y “de extrema gravedad”.

Por su parte, el ministro de Cultura, Miquel Iceta, calificó el episodio de “polémica veraniega” y consideró “absolutamente disparatado y desproporcionado” que España deba pedir disculpas por el gesto. “Estas cosas protocolarias te las suelen decir antes.
Yo no sé si me levanto o no si me pasa una espada por delante. Si me han avisado, igual sí”, enfatizó y reiteró que se trató de una cuestión sobrevenida sin importancia: “No le daría la trascendencia que se le está dando”.

«Es inexplicable lo ocurrido y merece una disculpa», tuiteó Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, socio minoritario de los socialistas en el gobierno de Pedro Sánchez.

Y su antecesor al frente de Podemos, Pablo Iglesias, vicepresidente del gobierno hasta su renuncia en marzo de 2021, escribió en la red social: «Ojalá pronto a España la represente una presidenta o un presidente de la República votado por los ciudadanos».

En Colombia, ni el nuevo mandatario Gustavo Petro ni ningún otro político criticaron al Rey.

ELTIEMPO.COM



Fuente