PAE: a niños les estarían dando carne de caballo en La Ceja, Antioquia – Medellín – Colombia


La Procuraduría Provincial de Rionegro, Antioquia, emitió un comunicado donde indicaron que encontraron carne de equino en el suministro que reciben estudiantes en el PAE en La Ceja.

(Además: Huésped que murió en hotel en Santa Marta era un empresario de Pereira)

El pasado mes de junio, la Procuraduría visitó varios colegios de La Ceja para hacer una inspección y tomar muestras de la carne y alimentos que estaban siendo utilizados en el Programa de Alimentación Escolar. 

«Se concluye que de unas muestras tomadas a los alimentos que se suministran a los estudiantes beneficiarios del PAE en el municipio de La Ceja, el informe del investigador del laboratorio FPJ-132, determinó la existencia de carne de equino en los mismos”, informó la Procuraduría.

(Le puede interesar: Inundaciones tras lluvias en Bello, Antioquia, dejaron 450 familias damnificadas)

Tras conocerse estos hallazgos, el Ministerio Público le hizo varios requerimientos al alcalde del municipio para que verificara de inmediato los alimentos que estaban utilizándose en el PAE. 

“Seguimiento al cumplimiento de las condiciones necesarias para el adecuado proceso de recepción, conservación, manejo y distribución de la alimentación escolar” (…) verificar las condiciones de calidad de los alimentos, la fecha de vencimiento, empaque de la ración alimentaria, condiciones higiénicas del personal de transporte y cumplimiento del menú», dice en el documento conocido por EL TIEMPO. 

Esta no es la primera situación que se estaría presentando en el PAE en el país. 

En septiembre del 2020 en Bucaramanga se conoció una situación similar cuando la Fiscalía capturó a un hombre encargado del PAE acusado de suministrarle carne de caballo y de burro a los menores en Santander durante un año. 

Se trata de Fernando Trujillo Gómez, alias el Padrino o el Gemelo, un comerciante de la región.

(Medellín: ¿Cuándo repararán el hueco en la Avenida Regional? esto dice EPM)

​Trujillo, según la Fiscalía, en asocio con otras personas, compraba caballos y burros en la costa Atlántica, luego los movilizaba con fichas falsas hasta Bucaramanga y allí los sacrificaba.

Una vez sacrificados, Trujillo trataba la carne con químicos para alterar la contextura, intentar hacerla más blanda y darle un color rojizo. Posteriormente, la empacaban al vacío y le ponían sellos de empresas dedicadas a la comercialización de carne de res. El procedimiento lo repitió entre mayo del 2018 y septiembre del 2019.

MARÍA ALEJANDRA RODRÍGUEZ 
EL TIEMPO MEDELLÍN


Fuente