Unión Europea acuerda plan para reducir su consumo de gas – Europa – Internacional

Los ministros de Energía de la Unión Europea (UE), reunidos este martes en un Consejo extraordinario, cerraron un acuerdo político para reducir el consumo de gas ante la amenaza de una crisis energética avivada por los recortes de gas ruso.

(Le podría interesar: Unión Europea adopta veto contra las compras e importaciones de oro ruso)

Después de una fría acogida inicial de la mayoría de delegaciones, los miembros de la UE aprobaron este martes un plan, propuesto el pasado 20 de julio por la Comisión Europea (CE), que pretende reducir un 15 % la demanda de gas pero que contempla derogaciones para responder a la situación de cada país.

(Le podría interesar: Unión Europea abre negociaciones de adhesión con Albania y Macedonia)

En un principio, la reducción de la demanda de gas había suscitado recelos de varios países miembros -entre ellos Polonia, España, Italia, Grecia y Portugal- que criticaron el hecho de que no tenía en cuenta las especificidades de cada uno. Por eso, el contenido fue ampliamente modificado, aunque sus grandes líneas permanecieron iguales tras la negociación.

De los 27 Estados miembros, Hungría fue el único país que votó en contra del plan, al que el canciller húngaro tachó de «inaplicable y perjudicial».

Unión Europea

Banderas de la Unión Europea

Foto:

EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

Los Estados miembros acordaron en particular reducir la demanda de gas en un 15 % entre el 1.° de agosto de 2022 y el 31 de marzo de 2023 –en comparación con su consumo medio de los últimos cinco años- de manera voluntaria primero y, en caso de que se declare el estado de alerta en la UE, como por ejemplo si hay un corte total del suministro ruso, de forma obligatoria.

Frente a la propuesta inicial de Bruselas, que planteaba un recorte del 15 % por igual para todos, se admitieron posibles derogaciones en determinados casos.

En el caso de los países que son islas (Malta, Chipre e Irlanda), el Consejo decidió que se les aplicarán excepciones de manera automática.

Los Estados miembros cuyas redes eléctricas no están sincronizadas con el sistema eléctrico europeo y dependen en gran medida del gas para la producción de electricidad (los países bálticos) también podrán pedir una exención, a fin de evitar el riesgo de una crisis de suministro eléctrico.

Los países que tengan «interconexiones limitadas» con otros (como España y Portugal) y puedan demostrar que están utilizando al máximo sus capacidades de exportación de interconectadores o su estructura nacional de gas natural licuado para redirigir gas a otros, podrán solicitar una excepción.

Nord Stream

La mayoría del continente europeo depende del suministro de gas de Nord Stream.

Para beneficiarse de esa derogación, que puede llevarles a reducir el ahorro de gas del 15 % inicial a un 7 %, tendrán que demostrar que están haciendo lo que pueden para cumplir solidariamente con la demanda de otros Estados miembros.

Se tendrán en cuenta las circunstancias en las que se encuentren sus interconexiones y su mercado nacional, y se garantizará que no cierran sus fronteras para retener el gas: deberán demostrar que cumplen con la demanda, que hacen buen uso de su capacidad de exportación y de sus terminales de gas natural licuado para ofrecerlo a otros, indicaron fuentes comunitarias.

Por último, podrán pedir excepciones si han superado sus objetivos de llenado de almacenamiento de gas, si dependen en gran medida del gas como materia prima para industrias críticas o si su consumo de gas ha aumentado al menos un 8 % en el último año en comparación con la media de los últimos cinco años.

También se decidió dar un papel más relevante a los países para activar la situación de «alerta» cuando haya un riesgo grave de escasez de gas o una demanda de gas excepcionalmente elevada.

De esa manera, se podrá activar tanto a propuesta de la Comisión como de cinco o más Estados miembros.

Por otra parte, al elegir las medidas de reducción de la demanda, los Estados miembros acordaron dar prioridad a las medidas que no afecten a los clientes protegidos, como los hogares y los servicios esenciales para el funcionamiento de la sociedad, como las entidades críticas, la atención médica y la defensa.

Reacciones

El lunes, la compañía estatal rusa Gazprom anunció que reducirá a partir del miércoles los suministros de gas a Europa por el gasoducto Nord Stream a 33 millones de metros cúbicos diarios. Esta cifra supone alrededor del 20% de la capacidad del gasoducto.

Y hasta el año pasado, cerca del 40% de las importaciones de gas de la UE provenían de Rusia.

Por eso, el plan de ahorro energético pretende aunar esfuerzos en caso de emergencia para ayudar sobre todo a Alemania, muy dependiente del gas ruso y cuya industria está muy ligada a las de la UE.

“La decisión ha demostrado claramente que los Estados miembros se mantendrán firmes contra cualquier intento ruso de dividir la UE utilizando los suministros de energía como arma”, dijo el ministro checo de Industria y Comercio, Jozef Síkela.

“Este compromiso colectivo es muy significativo y nos ayudará a reponer las existencias antes del invierno”, celebró este martes la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen.

Gasoducto ruso

Europa está lista ante la posibilidad de que Rusia cierre el suministro en el invierno.

«La decisión de hoy (martes) ha demostrado claramente que los Estados miembros se mantendrán firmes contra cualquier intento ruso de dividir la UE utilizando los suministros de energía como arma», dijo el ministro checo de Industria y Comercio, Jozef Síkela, cuyo país preside este semestre el Consejo de la UE, al término de la reunión.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, consideró «importante» el acuerdo logrado «por el mensaje que se traslada hacia fuera: no aceptamos el chantaje de (el presidente ruso, Vladímir) Putin», según señaló en una rueda de prensa tras el Consejo.

Ribera indicó que para que el acuerdo sea eficaz «requiere poder incorporar de manera flexible la manera en la que cada uno de nosotros puede contribuir a respaldar a nuestros vecinos».

Robert Habeck, ministro de Energía de Alemania, el país que más expuesto está a un corte de suministro ruso, valoró en el debate público celebrado en el Consejo que «en cinco días se haya conseguido» un acuerdo que «envía una fuerte señal» y hace que la UE esté preparada «para ayudar de manera solidaria».

El titular alemán denunció la «estrategia clara del Kremlin» para «romper la solidaridad en la UE y con Ucrania» e incluso criticó al gigante gasístico ruso Gazprom, que «no parece dominar sus propias decisiones».

«La farsa sobre la turbina canadiense lo dice todo», señaló sobre un elemento del gasoducto Nord Stream 1 que había quedado bloqueado en Canadá.

El reglamento acordado este martes es una medida extraordinaria. La Comisión llevará a cabo una revisión en mayo de 2023 para considerar su extensión en función del suministro de gas en el territorio europeo.

*Con información de AFP y EFE

Más noticias del mundo:

¿Quién es la enviada de Biden para la toma de posesión de Gustavo Petro?

Rusia abandonará Estación Espacial Internacional ‘después de 2024’

Estados Unidos ¿Por qué Joe Biden se recuperó tan rápido del Covid-19?


Fuente